LA HABITACIÓN DE KLIMT

El Beso de Gustav Klimt (1907-1908) decora la principal pared de la habitación. Pensada para hacerte sentir en un micro museo privado donde poder relajarte y disfrutar, también podrás ver muchas de otras creaciones del pintor. Además de esta original decoración, la habitación cuenta con dos camas dobles, ventanales al exterior, calefacción eléctrica, una mesita con dos sillas, toallas y sábanas.